x
Breaking News
More () »

Lo que necesita saber sobre COVID-19 esta semana en Idaho

La primera muerte de un bebe a causa del COVID en el estado fue confirmada esta semana; nuevos casos; las hospitalizaciones están bajando; la edad ya no es un factor

BOISE, Idaho —

Se confirmó la primera muerte de un bebé en Idaho a causa del COVID-19

La primera muerte de un bebé en Idaho a causa del COVID-19 fue confirmada esta semana. El Departamento de Salud y Bienestar de Idaho, (IDHW por sus siglas en Inglés), anunció que un bebé de Idaho ha sido el primer bebé en el estado que muere de COVID-19. 

Él bebe murió en octubre en el Distrito de Southwest Health, que incluye los condados de Adams, Canyon, Gem, Owyhee, Payette, y Washington. Para proteger la privacidad de la familia, IDHW dijo que no darán información sobre él bebe. 

“Nuestros corazones están con la familia de este niño”, dijo Elke Shaw-Tulloch, administradora de la División de Salud Pública de Idaho. “La infección con el virus puede tener impactos devastadores en las familias y esta situación resalta la gravedad del COVID-19”.

Las muertes por COVID-19 y otras enfermedades graves son más raras en los niños que representan aproximadamente el 2% de las hospitalizaciones por el virus, dicen las autoridades. 

La vacuna del COVID-19 de Pfizer fue aprobada recientemente para niños de 5 a 11 años, pero la aprobación aún no se ha extendido para vacunas en bebés y niños menores de 5 años.

Los números de casos diarios de COVID-19, hospitalizaciones y tasa de positividad de pruebas continúan disminuyendo en Idaho

Los funcionarios estatales de salud dijeron esta semana que el número de casos de COVID-19 y hospitalizaciones continúa disminuyendo después de un rápido aumento en agosto y septiembre. Una tendencia que el director del Departamento de Salud y Bienestar de Idaho, Dave Jeppesen, calificó como “muy alentadora.” 

El promedio móvil de 14 días de nuevos casos diarios de COVID-19 bajó a 693.57 el miércoles 10 de noviembre. Esta es la primera vez que ese promedio fue inferior a 700 desde el 26 de agosto. 

En cuanto a los pacientes con COVID-19 en los hospitales de Idaho el recuento fue de 399 el lunes 8 de noviembre, con 125 de esos pacientes en una unidad de cuidados intensivos. Estos números están por debajo del máximo histórico de un total de  793 pacientes de COVID, alcanzado el 24 de septiembre. Pero aún  estos números son comparables a los números de hospitalización del aumento de COVID en diciembre del 2020. 

Los estándares de atención de crisis en todo el estado, activados el 16 de septiembre, siguen vigentes.

En la conferencia de prensa semanal de COVID-19 dirigida por el Departamento de Salud y Bienestar de Idaho el martes 9 de noviembre, Jeppesen dijo que Idaho saldrá de los estándares de crisis “cuando el aumento de pacientes impulsados por COVID-19 ya no exceda los recursos de atención médica disponibles”. Jeppesen también dijo que lo siguiente sucederá: 

  • Los hospitales ya no utilizan espacios no tradicionales (como salas de conferencias) para tratar a los pacientes.
  • Los hospitales más grandes vuelven a tener la capacidad de recibir pacientes de cuidados intensivos de hospitales más pequeños.
  • Los hospitales volverán a poder atender cirugías no urgentes que se han pospuesto. 
  • Las proporciones de personal a paciente vuelven a niveles normales.

Mientras la tasa de positividad de la prueba de PCR en todo el estado está disminuyendo, la tasa informada más recientemente del 10.3% para la semana que terminó el 30 de octubre sigue siendo más del doble del objetivo estatal del 5% o menos.

Ginecólogos analizan los riesgos que tiene el COVID-19 para las mujeres embarazadas y sus hijos

El martes en la sesión informativa del IDHW, el Dr. Guillermo Guzmán, un obstetra-ginecólogo del Sistema de Salud Saint Alphonsus, habló sobre el embarazo en el contexto del COVID-19.

"El cuerpo de una mujer sufre muchos cambios para poder adaptarse a un bebé en crecimiento dentro de la madre. Algunos de estos cambios, desafortunadamente, hacen que la mujer sea más propensa a ciertas condiciones médicas", dijo Guzmán. "Es un hecho bien conocido que la mayoría, si no todos, los trastornos infecciosos respiratorios tienden a manifestarse más gravemente en una mujer embarazada que en una no embarazada. COVID-19 no es una excepción".

El Dr. Guzmán también dijo que es importante vacunarse. Dijo que la evidencia muestra que las vacunas de COVID-19 ahora disponibles son seguras, y las pautas actuales del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, la Sociedad de Medicina Materno Fetal y los Centros para el Control de Enfermedades "recomiendan con entusiasmo" la vacuna para embarazadas, recién embarazadas y mujeres lactantes.

"Aún puede contraer COVID-19 después de ser vacunado, pero si contrae COVID-19, es muy, mucho más probable que sobreviva si lo hace", dijo.

La edad ya no es un factor determinante para recibir atención bajo los estándares de crisis de Idaho

La Junta de Salud y Bienestar de Idaho aprobó el miércoles un lenguaje de orientación actualizado para los estándares de atención de crisis que ya no incluye la edad como un factor determinante para quién recibe una cama de hospital, ventilador u otros recursos cuando son escasos.

Varios grupos expresaron su preocupación de que la métrica adoptada anteriormente, en la que la edad era un factor, equivale a discriminación basada en la edad y la discapacidad.

Las revisiones también adoptaron lo que le llaman "desempates" de los estándares de atención en caso de crisis. Según la guía anterior, la preferencia por el tratamiento se otorgaría a los niños menores de 18 años, a las mujeres embarazadas a las 28 semanas o más de gestación y a los trabajadores médicos o aquellos considerados vitales para la salud y la seguridad públicas. Los desempates también delimitaron la preferencia de atención a lo largo de los grupos de edad, con el grupo de edad de 18 a 40 obteniendo la mayor prioridad después de los niños, seguido de los de 41 a 60, de 61 a 75 y los mayores de 75 años.

La guía actualizada reduce los desempates a solo dos.

Si un hospital tiene dos pacientes que están igualmente enfermos y compiten por un solo ventilador u otros recursos, la persona cuya "trayectoria de la enfermedad" está disminuyendo más lentamente será la que reciba atención. Si ambos están disminuyendo al mismo ritmo, el paciente con mayores posibilidades de sobrevivir hasta el momento del alta hospitalaria tiene prioridad.

Las condiciones crónicas que reducen las posibilidades de supervivencia de un paciente, así como las condiciones que hacen que sea poco probable que el paciente viva, continúan siendo consideradas bajo la guía actualizada y podrían colocar a esos pacientes en una prioridad más baja cuando los recursos son limitados.

La directora de la oficina de salud pública del Departamento de Salud y Bienestar de Idaho, Sonja Schriever, dijo que ningún hospital en Idaho ha tenido que tomar una decisión de clasificación para que un paciente reciba atención sobre otro. Dijo que "hemos tenido más problemas con el personal (del hospital) que con los ventiladores".

Ver más KTVB en Español:

Para ver más vídeos de notcias de KTVB en español, vayan aquí:

Paid Advertisement

Before You Leave, Check This Out